Cómo construir tu propio horno de leña

Construir un horno de leña no podemos decir que lleva una gran complejidad técnica, es sencillo, pero si debemos tener en cuenta una serie de pautas para conseguir su mejor uso y eficacia como el material a usar, forma de construcción, lugar donde colocarlo, etc.

Lo primero que debemos hacer es buscar el lugar idóneo donde construirlo. Debemos tener en cuenta que requiere una base solida y amplia, la altura debe ser adecuada (sobre 120 cm), buena accesibilidad y comodidad para su uso, que forma queremos que tenga nuestro horno y que se encuentre en un sitio apto y seguro para su uso lejos de material inflamable o con riesgo de incendio.

Para la construcción debemos usar un buen y adecuado material, lo más conveniente es usar ladrillos y cemento especiales refractarios. De igual forma, compraremos la chimenea, la puerta metálica y un material aislante como fibra de vidrio. Todo esto lo podemos conseguir en tiendas especializadas

Elegido el mejor lugar para nuestro horno y con el material a punto, iniciaremos la construcción con la realización de la base inferior de nuestro horno. Forma una superficie plana con los ladrillos refractarios.

Seguidamente, iniciaremos la altura del horno, dándole la forma que hayamos elegido. Esta puede ser de diferentes maneras: cuadrada, redonda con forma de bóveda, triangular, mixta, etc. Lo importante es colocar los ladrillos de forma solida y bien unida con el cemento especial, el cual podemos colocar solo o mezclar con arena fina, teniendo en cuenta la colocación de la chimenea y la puerta metálica. Crearemos un marco o arco para la puerta metálica.

Una vez finalizado esta parte, cubriremos todas las juntas con cemento refractario, y crearemos una pequeña capa exterior que recubra toda la chimenea.

Una vez seco la capa de cemento exterior, colocaremos un aislante sobre la chimenea. Este puede ser comprado, lo más adecuado suele ser la colocación de una manta de fibra de vidrio, o colocar un aislante tradicional como puede ser una capa de adobe.

A continuación, recubriremos el aislante con una buena capa de cemento normal de manera homogénea dándole a nuestro horno la forma final. Para evitar agrietamientos, lo mejor es colocar una malla metálica bajo de esta capa.

Finalmente, construido el horno, esta capa de cemento se puede pintar o decorar a nuestro gusto, así como los alrededores. Una de las decoraciones más gustosas suele ser la tipo rustico.

Post Comment