El horno

El horno es un artefacto que produce calor y lo conserva dentro de un recinto que permanece cerrado. Tiene muchas utilidades; entre ellas la cocción, calentamiento y secado de productos alimenticios. El calor se obtiene por el uso de combustibles como el gas o la leña; emisión de luz solar, o electricidad.

El horno utilizado por nuestros ancestros, era un espacio cerrado, con forma de bóveda, piso plano y una sola puerta. Para su construcción se empleaba una mezcla de tierra arcillosa, barro o paja, en mayor o menor cantidad, dependiendo de los componentes del suelo.

Es más, hay personas que lo siguen prefiriendo al tradicional, porque la leña, da un sabor particular a los alimentos, es barata, sobre todo para los que viven en el campo; aunque tiene su parte negativa, es altamente contaminante.

Los que funcionan a gas son una buena opción, por su bajo coste, sus resultados en cuanto a sabor y conservación de nutrientes, y su practicidad, sobre todo en las ciudades, y zonas densamente pobladas.

La aparición de los hornos solares es reciente, se trata de una especie de caja de plástico o cristal, donde la incidencia de la luz del sol produce calor; que dependiendo de la superficie de la caja es mayor o menor, terminando por cocinar los alimentos.

Los eléctricos, al mantener una temperatura constante, son los que consiguen mejores resultados; aunque el coste de la electricidad es elevado, se han ganado las preferencias de los usuarios.

Esta entrada fue publicada en Hornos para. Guarda el enlace permanente.