Horno alto (4ª parte)

Como la salida del metal debe hallarse independiente por completo de la de las escorias que salen durante toda la operación por encima de la dama y corren por un plano inclinado que se apoya en ésta por la parte anterior, existe, perpendicularmente a la dama, una plancha de hierro colado, que se llama plancha de gentilhombre, en la cual se detiene la arena o la carbonilla con que está construida la meseta, y que impide a las escorias caer por este punto y obstruir la piquera.

Los costeros del horno se llaman de la derecha o de la izquierda, según estén a una u otra mano del espectador, que, colocado enfrente de la delantera, mira hacia la timpa.

Toda la parte exterior u obra muerta del horno, que se hace de mampostería ordinaria, descansa sobre cuatro pilares de la misma fábrica, unidos entre sí por medio de bóvedas o de corchas de hierro colado que recubren cuatro entradas o puertas, por medio de las cuales los operarios tienen fácil acceso hasta las toberas y el antecrisol.

Cuando la parte superior es de hierro colado, las piezas que las forman se llaman madrastras. En otras ocasiones, en vez de pilares de mampostería, existen columnas de hierro colado que, separándose por completo de la parte baja de la camisa o revestimiento interior del horno, permiten circular alrededor del crisol y de la obra.

La forma y las dimensiones interiores de los hornos altos varían muchísimo, no solamente según la clase de combustible y de mineral que han de emplearse en ellos, y según que se haya que inyectar el aire frío o caliente, sino también los distintos países en que se construyen.

Lo más general es calcular todas sus dimensiones tomando como término de comparación el diámetro del vientre, que es el que regula la producción diaria del aparato.

Esta entrada fue publicada en Hornos para. Guarda el enlace permanente.