Hornos eléctricos de arco

Los hornos eléctricos de arco se empezaron a utilizar originalmente para producir, en pequeñas cantidades (50 toneladas o menos) y de manera discontinua aceros de alta calidad, como los aceros inoxidables o los aceros para la fabricación de utensilios; pero los tipos más recientes tienen una capacidad análoga a la de los hornos de oxígeno y con ellos se puede producir también acero al carbono.

Aunque estos hornos consumen una potencia de 80.000 kilovoltios-amperios, son menos contaminantes que otros tipos de horno, y pueden ser alimentados por cargas constituidas enteramente por material de desecho. Tres electrodos gigantescos se extienden desde la bóveda del horno hasta casi tocar el material de desecho que se está fundiendo; así, el arco salta en el espacio entre el electrodo y el material.

Existen hornos de dimensiones más pequeñas, que utilizan materiales más costosos y de características rigurosamente controladas, para la producción de aceros especiales destinados a la tecnología aeroespacial: así, los hornos de inducción, en los cuales una bobina en espiral crea en el material cargado corrientes que generan resistencias; o bien, los hornos de haces electrónicos, en los cuales el metal, procedente en cascadas de pequeños desniveles, es calentado con haces de electrones en una atmósfera en la que se ha hecho el vacío.

Los hornos que operan en vacío se utilizan para tratamientos especiales de aleaciones que se oxidarían en contacto con el aire, y para los tratamientos en caliente de piezas terminadas.

Los hornos de calentamiento progresivo se emplean para calentar, no para fundir, los metales en las operaciones de moldeado. Los costes operativos son mucho más altos en los hornos que trabajan de forma discontinua (ya que deben ser calentados y enfriados en cada ciclo de trabajo) que en los hornos de actividad continua, en los cuales las piezas a calentar y que deben ser moldeadas se hacen avanzar a través de zonas a diferentes temperaturas por medio de ingeniosos dispositivos.

Esta entrada fue publicada en Hornos Eléctricos. Guarda el enlace permanente.