Purlada al horno, para chuparse los dedos

Cocinar en el horno es una de las experiencias sensoriales más agradables, pues el aroma resultante del proceso se esparce por toda la cocina. En especial cuando queremos cocinar una Purlada que quede para chuparse los dedos. Hacer esta gallina robusta, alegra el paladar de la familia; y si se prepara con algunos de los tipos de vinos generosos, el éxito está garantizado.

En este caso se usará un vino generoso de tipo Oporto, que desprende un olor a geranio, uvas pasas y azúcar, como cuando esta se hierve en el agua. Su sabor, hasta cierto grado ácido y de madera, es ideal para que la purlada quede deliciosa y no se deje nada en el plato. Hasta quedarás con ganas de comer de nuevo.

Esta preparación es una de las que se puede servir en cualquier momento especial, como por ejemplo un aniversario, un compromiso o para darse un gusto que alegre no solo el estómago, sino al paladar. Una de las ventajas de escoger una purlada como ingrediente principal en vez del pollo, es que posee un sabor suave, elegante y encantador, que juega muy bien con los otros ingredientes.

Ingredientes principales

  • Purlada de 2,5 Kilos (limpia).

  • 5 cebollas.

  • 200 gramos de vino de Oporto.

  • Aceite de oliva.

  • Ají y pimientos.

  • 300 gramos de aceitunas sin relleno.

  • Sal.

Para el relleno necesitas

  • 70 gramos de jamón serrano.

  • 45 gramos de almendras enteras.

  • 2 cucharadita de ajonjolí.

  • 100 gramos de uvas pasas.

  • Sal.

Para la marinada

  • Pimienta negra molida.

  • Romero.

  • 1 diente de ajo fresco

  • Enebro (8 bayas).

  • Sal.

  • Hacer una vinagreta de zumo de limón o vinagre, aceite de oliva, perejil y orégano.

Elaboración

Toma la purlada y revisa que esté bien limpia y que no haya restos de pluma; lávala bien y retira cualquier resto de piezas internas que no se van a usar. Sécala bien con un paño que absorba la humedad. Le harás en pequeños cortes en algunas zonas para colocar algún relleno, esto le dará sabor.

Para untar a la pieza la purlada, se licúa la marinada ya prepara anteriormente y se le incorpora aceite de oliva, perejil, orégano y zumo de limón para acentuar el sabor. Una vez que veas que se resulta en una salsa ligera, es el momento de reservarla para luego cubrir toda la pieza antes de llevarla al horno.

El horno debe estar siendo precalentado a unos 175º con el calor superior e inferior. En un envase haz una mezcla con el jamón serrano, previamente cortado en cuadros pequeños, el ajonjolí, almendras y uvas pasas y la marinada. Esté será el relleno.

Como ya debe estar separada la piel, vas a untar la mezcla por toda la pieza de forma que la cubras toda; en los pequeños cortes coloca parte de las cebollas cortadas, ajo, uvas, aceitunas y si deseas, ajo y pimiento finamente picado. Además, inyecta la pularda con vino de Oporto en varios sitios, esto aportará ese sabor y olor al cortarla cuando esté lista.

La mezcla del relleno se coloca en la parte de adentro, distribuyéndola de forma equitativa. Una vez que hayas incorporado todos los ingredientes, la envolverás en papel de aluminio por media hora. Aunque si quieres un macerado más fuerte, la puedes colocar envuelta en aluminio un día antes y la guardas en la bandeja más baja del refrigerador.

Antes de colocarla en el horno, átala, y se pone boca abajo. Una vez hecho esto la dejarás por una hora en el horno, y en poco tiempo los aromas empezarán a sentirse, lo que te dirá cómo será el resultado. Al concluir esta primera hora, sácala y le das la vuelta, bañándola con el Oporto y la dejas cocer por una hora más. Retira y sirve con el acompañante de tu preferencia.

De solo leer esta preparación se hace agua la boca, así que anímate y la purlada quedará para chuparse los dedos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *